sábado, 7 de enero de 2012

Roscón de reyes.


                Ahora sí, las navidades se han acabado y toca volver a la rutina. El trabajo se amontona por todos lados, y sacas tiempo… cada día cuesta más. Aquí estamos de todos modos, para enseñaros, aunque un poco tarde, mi roscón de reyes.
                Las pintas de mi roscón, dejan algo que desear, pero el sabor, supera la presencia. Y es que, yo desde muy pequeña había hecho roscones, pero después de amasar en casa, los llevábamos a la panadería a hornear, y eran los panaderos los que le daban forma. Por eso, las masa perfecta, pero la presencia…

                INGREDIENTES: Masa madre.
-          40gr. Leche.
-          1 c. Azúcar.
-          40 gr. Levadura fresca.
PREPARACIÓN:
            Calentamos ligeramente la leche, y en un cazo pequeño la  mezclamos con la levadura, deshaciéndola bien.
            Cuando no quede ningún grumo, le añadimos la harina. Dejamos levar, durante media u hora entera hasta que aumente de tamaño.
                INGREDIENTES: Masa.
-          3 Huevos.
-          70 gr. Manteca.
-          Ralladura de limón y naranja.
-          45gr. Leche.
-          80 gr. Azúcar.
-          250gr. Harina.
-          250gr. Harina de fuerza.
-          Sal

PREPARACIÓN:
             Batimos los huevos junto con la manteca a temperatura ambiente. Añadimos la leche y las ralladuras, e integramos por completo.
             Incorporamos el azúcar y la sal, y la masa madre, cuando sea una mezcla homogénea, le vamos añadiendo poco a poco la harina, y mezclamos, hasta que la mezcla no se pegue a las manos.
             Pasamos la masa a la mesa de trabajo y con un poco más de harina, amasamos por completo. La colocamos en un recipiente, y después de quitarle todo el aire, lo tapamos, con paños y mantas. No dejamos que coja corrientes y no la destapamos, hasta que hayan pasado, por lo menos 6 horas, aunque con una noche por medio, es como mejor le va.
                Cuando haya pasado el tiempo que hayamos escogido, hacemos una bola con la masa, y con un poco de harina, formamos el roscón.
                Preparamos la bandeja para el horno, con un papel de horno. Si fuéramos a ponerle sorpresa, la envolvemos en papel film.
                Hacemos una bola con la masa, bien redonda y compensada. Nos espolvoreamos el dedo índice con harina, y hacemos un agujero en el centro de la bola, poco a poco, introducimos el de la otra mano, dándole vueltas a la masa, poco a poco, metemos las manos, y de la misma forma, formamos el rosco. En mi caso, le di forma un poco mas cuadrada para aprovechar bien la fuente del horno. Finalmente, en algunos tramos, quedo algo más estrecho. Levar, levo, pero al formarlo, cogió esa forma.
                Con un huevo batido, lo pintamos por encima, y lo metemos en el horno, a temperatura mínima durante una hora.
                Pasado este tiempo, levantamos ligeramente los extremos para colocar las figuras. Y colocamos las frutas confitadas, que en mi caso, no use, porque no me gustan, y finalmente, espolvoreamos con azúcar mojado.
                Horneamos a 180º durante unos 20 minutos. Vigilando para que no se queme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada